Vivencias por Europa del Este

Archivo para octubre, 2011

Una semana más

Una semana más ha pasado.

La semana pasada fué el evento al que muchos estuvimos invitados. Con motivo del día de la hispanidad, el embajador en Bucarest celebró una recepción en el teatro Ateneo de Bucarest. Es un edificio muy bien conservado y de impresionante arquitectura dónde, a lo largo del año, se celebran numerosas obras de Ópera. El evento incluía un recital de guitarra clásica española ofrecido por  José María Gallardo del Rey, dicho recital incluía canciones famosas así como el concierto de Aranjuez ligeramente versionado por él.

El recital duró unos 45 minutos, a continuación pasamos a la recepción, que consistía en las pertinentes tapas y bebidas. Las bebidas puedo decir que no eran nada del otro mundo, la comida…. tampoco, el vino era un poco de garrafón, las croquetas estaban frías y el arroz estaba soso, pero conseguimos quitarnos el hambre. Eso sí, cuando pasaron las bandejas de jamón salían más manos que personas, creo que ví una de E.T. por ahí cogiendo un trozo. Durante el piquislabis conocimos numerosas personas de distintas embajadas y de ésta forma pudimos comentar los distintos puntos de vista que cada uno tenía tanto de Bucarest como de Rumanía.

Cuál fué mi impresión al tiempo de irse una buena cantidad de gente qué, al mirar hacia la zona de corte de jamón, estaba un grupo de 5 personas haciendo su propio concierto (un solo de violín en do menor), arrancando hasta el último trozo de jamón, como si no hubieran probado nunca éste manjar, o no lo han probado nunca o en su casa no les dan de comer. Eso sí, se reían con cierta vergüenza, pero aún así no se iban.

Recepción del embajador en Ateneo

Recepción del embajador en Ateneo 12 Octubre

Poco después decidimos seguir la noche buscando algún sitio para tomar algo que, como decimos en España, ésta familia querrá acostarse. Nos fuimos a la zona de Universitate a un pub llamado Ali Oli,  fácilmente reconocible que es español. A las chicas les ofrecían Freixenet gratis y a los chicos…… bueno, por lo menos no teníamos que pagar por entrar.

El fin de semana fué un poco mas de lo mismo que el anterior, la única diferencia fué que nos aventuramos a conocer una famosa discoteca de Bucarest, Bamboo, uno de los invitados de la recepción nos comentó que estaba entre las 4 mejores de Europa…. tampoco es para eso, vale, es una discoteca bastante grande e impresionante pero no la catalogaría de esa forma.

El Domingo nos dimos un pequeño homenaje de cultura. Aprovechando la apertura de temporada de Opera en Bucarest, decidimos acudir a ella por el módico precio de 30 leí (7 euros al cambio) balcón centrado y a una altura correcta para disfrutar de: banda musical, representación y subtítulos simultáneos (aunque eran en Rumano y no nos enteramos). La Ópera se basaba en la vida entera de Edipo, desde su nacimiento hasta su muerte, repartido en 3 actos. Nos llevamos una impresión muy buena y está situado cerca de la casa del pueblo (famoso edificio por ser el segundo más pesado del mundo, ya dedicaré una entrada), y tiene obras importantes como por ejemplo La Traviata, Madame Butterfly o Nabucco…. y por precios casi insignificantes.

Esta semana tocaba champions. Desde hace tiempo queremos encontrar un sitio donde poder quedar y ver los partidos, estuvimos buscando por internet y localizamos unos cuantos, decidimos ir a uno que además de ser irlandés comentaban que la comida era bastante buena…. las risas están servidas. Cual fue nuestra sorpresa que el Martes jugaba un equipo de Bucarest contra el Manchester United, el Galati. Intentamos por todos los medios que nos pusieran el Madrid, pero era mejor conformarse con lo que ponían. Eso sí, cada llegada del Galati la vivíamos como una entrada de Messi en el área, incluso disimulábamos diciendo huyyyyyyy¡¡¡ cuando el balón ni siquiera se dirigía entre los tres palos, había que camuflarse. Debido al fracaso de nuestros intentos, decidimos cenar y antes que terminara el partido pusimos rumbo a nuestras respectivas casas. De todas formas el Manchester ganó 0-2.

Hasta aquí puedo contar de la segunda semana en Bucarest. Mañana nos espera un fin de semana de viaje adentrándonos en la famosa región de Transilvania. No, no vamos a ir a ver el castillo de Drácula, ya habrá tiempo, vamos a la población de Sighisoara, un pueblo medieval patrimonio de la humanidad y con cierto encanto. Solo separan 300 kilómetros ésta localidad de la capital pero el trayecto durará 6 horas, y eso que el rango del tren es “Rapid”, gracias, creo que andando llegaría antes. Para paliar tanto tiempo de viaje nos llevaremos unas cartas, las risas saldrán solas.

Prometo hacer fotos y crear una entrada para ello. Salu2.


Anuncios

Primera Semana en Bucarest

Buenas a todos.

He tenido abandonado un poco el blog debido a que la primera semana en Bucarest, como podéis imaginar, ha sido un poco ajetreada.

El vuelo fué bien, pero tuve que hacer ciertas modificaciones en la maleta para que no me cobraran 100 euros por sobrepeso, suerte que llevaba una mochila no tuve que desprenderme de mis queridos ibéricos.

Una vez en Bucarest tomamos un taxi para dirigirnos al piso. La primera experiencia con los taxistas en Bucarest fue bastante divertida, el conductor  no se puso el cinturón de seguridad, hablaba por el móvil constantemente y además se permitía el lujo de fumar, todo un as al volante, por si fuera poco se puso detrás de una ambulancia para ir más rápido, y no fué el único que hizo eso, se ve que es práctica habitual del gremio, vamos, como decimos en Andalucía….. todo un personaje.

Cuando llegamos al piso soltamos las cosas y nos dirigimos a cenar al embassy (http://www.embassy-club.ro/terasa.html), hacía una noche muy agradable por lo que pudimos disfrutar de la terraza que tiene.

Al día siguiente tocaba ir a la oficina comercial y presentarnos, sin embargo, era un día especial porque ese mismo día estaba programado un evento de infraestructuras en Rumanía, al que asistirían empresarios españoles y rumanos para establecer relaciones y negocios. Cual fué nuestra sorpresa cuando nos invitaron a comer con ellos, así que con la respectiva vergüenza del primer día, nos sentamos con l@s compañer@s de la oficina para comer y conversar.

Por la noche fuimos a dar una vuelta por la zona universitaria. Las calles estaban a rebosar de gente en las terrazas disfrutando de una cerveza o una apetitosa cena. Al final dimos con el sitio que Gonzalo estaba buscando “El Dictador”, en principio suena un poco rudo pero es un sitio bastante bueno para tomar unas copas (http://nextparty.ro/Puburi/El-Dictator).

El segundo día en la oficina empezó el trabajo serio. Primero tuvimos una reunión con el consejero para asignarnos las tareas y en qué consistía el trabajo en la oficina. Luego me tocó subir información a la página web, fotos del evento y algún que otro percance informático con los usuarios.

El tercer día fué un poco mas de lo mismo en la oficina. Por la tarde quedamos con la persona de contacto de la inmobiliaria para poder realizar el contrato del piso, pagarle fianza y el mes de Octubre. Debido a que solo hablaba rumano o italiano, vino la secretaria de la oficina para hacernos de intérprete y así agilizar la conversación, es complicado cuando intentas hacerte entender y no lo consigues si no es por lenguaje de signos, por ello estamos buscando para apuntarnos a clases de rumano y así facilitar nuestra vida en Rumanía porque, aunque con los jóvenes puedes conversar en inglés, el rumano es el idioma oficial y mucha gente no te entenderá.

El cuarto día fué más de lo mismo en la oficina, al tener tanto trabajo no me daba cuenta que las horas pasaban como segundos. A la noche quedamos para cenar en un italiano donde se come muy bien. Allí me pedí una especie de espaguettis al forno que estaban bastante buenos, tuve que compartir con mis compañeros porque no podía con todo el plato

plato de espaguettis al forno

Plato que degusté de espaguettis al forno

oktoberfest en Bucuresti

El viernes para cenar fuimos a un sitio famoso de Bucarest donde ponen comida alemana y tocan música moldava. Nos reunimos bastantes personas, unas 18 creo, ya que fuimos gente de la oficina, amigos de otras becarias que también trabajan en Bucarest. Allí degustamos unos cuantos platos entrantes, después vino la carne aunque la he degustado mejor en otros sitios con comida alemana, quizás no lo probamos todo, pero esperaba algo mas de cantidad de carne en comparación con los entrantes. Después de comer un grupo de música moldava iba tocando sus recitales por las mesas y así cazaban algún que otro leu de propina.

Tras todo ésto, y las correspondientes cervezas purificadoras, cogimos un taxi Javi, Gonzalo y yo. Ya que los españoles tenemos la costumbre de hablar más alto de lo normal o, simplemente haciendo gracias allá por donde vamos, nos montamos en un taxi los tres detrás junto con Elena (que habla rumano y así no nos timen). Tras 2 minutos diciendo tonterías, el taxista nos echó una mirada perdonándonos la vida y nos tuvimos que relajar un poco (si trabajas de noche te expones a ésto). Nos dirijimos a una zona de pubs y allí nos volvimos a juntar. Todos estuvimos en un pub tipo casa antigua y muy ambientado, aunque nosotros íbamos a nuestro rollo.

A la mañana (tarde siguiente, era Sábado), nos juntamos los tres mosqueteros (Gonzalo, Javi y yo) y nos dirijimos a comer a un restaurante recomendado por la querida lonely planet donde se puede comer carne de caza (entre otros platos) y con unos precios muy asequibles. Ya nos habían hablado de carne de oso, por lo que cuál fué nuestra impresión cuando leímos “bear” en el menú, le preguntamos al camarero y nos aseguró que era carne de oso estofada en salsa de mostaza….. probemos pues.

El sabor es algo mas intenso que cualquier carne (ternera, cerdo) que hayáis podido probar, tampoco es una carne que se pueda comer sin añadirle un condimento más como pueda ser una salsa, quizás por su sabor más intenso. La próxima vez pediré otro plato de su carta.

carne de oso

Pues esto es todo lo que puedo contar de mi primera semana en Bucarest. Próximamente iré contando mas anécdotas y peculiaridades que tiene ésta ciudad y país.

Saludos.

Nube de etiquetas