Vivencias por Europa del Este

Una semana más

Una semana más ha pasado.

La semana pasada fué el evento al que muchos estuvimos invitados. Con motivo del día de la hispanidad, el embajador en Bucarest celebró una recepción en el teatro Ateneo de Bucarest. Es un edificio muy bien conservado y de impresionante arquitectura dónde, a lo largo del año, se celebran numerosas obras de Ópera. El evento incluía un recital de guitarra clásica española ofrecido por  José María Gallardo del Rey, dicho recital incluía canciones famosas así como el concierto de Aranjuez ligeramente versionado por él.

El recital duró unos 45 minutos, a continuación pasamos a la recepción, que consistía en las pertinentes tapas y bebidas. Las bebidas puedo decir que no eran nada del otro mundo, la comida…. tampoco, el vino era un poco de garrafón, las croquetas estaban frías y el arroz estaba soso, pero conseguimos quitarnos el hambre. Eso sí, cuando pasaron las bandejas de jamón salían más manos que personas, creo que ví una de E.T. por ahí cogiendo un trozo. Durante el piquislabis conocimos numerosas personas de distintas embajadas y de ésta forma pudimos comentar los distintos puntos de vista que cada uno tenía tanto de Bucarest como de Rumanía.

Cuál fué mi impresión al tiempo de irse una buena cantidad de gente qué, al mirar hacia la zona de corte de jamón, estaba un grupo de 5 personas haciendo su propio concierto (un solo de violín en do menor), arrancando hasta el último trozo de jamón, como si no hubieran probado nunca éste manjar, o no lo han probado nunca o en su casa no les dan de comer. Eso sí, se reían con cierta vergüenza, pero aún así no se iban.

Recepción del embajador en Ateneo

Recepción del embajador en Ateneo 12 Octubre

Poco después decidimos seguir la noche buscando algún sitio para tomar algo que, como decimos en España, ésta familia querrá acostarse. Nos fuimos a la zona de Universitate a un pub llamado Ali Oli,  fácilmente reconocible que es español. A las chicas les ofrecían Freixenet gratis y a los chicos…… bueno, por lo menos no teníamos que pagar por entrar.

El fin de semana fué un poco mas de lo mismo que el anterior, la única diferencia fué que nos aventuramos a conocer una famosa discoteca de Bucarest, Bamboo, uno de los invitados de la recepción nos comentó que estaba entre las 4 mejores de Europa…. tampoco es para eso, vale, es una discoteca bastante grande e impresionante pero no la catalogaría de esa forma.

El Domingo nos dimos un pequeño homenaje de cultura. Aprovechando la apertura de temporada de Opera en Bucarest, decidimos acudir a ella por el módico precio de 30 leí (7 euros al cambio) balcón centrado y a una altura correcta para disfrutar de: banda musical, representación y subtítulos simultáneos (aunque eran en Rumano y no nos enteramos). La Ópera se basaba en la vida entera de Edipo, desde su nacimiento hasta su muerte, repartido en 3 actos. Nos llevamos una impresión muy buena y está situado cerca de la casa del pueblo (famoso edificio por ser el segundo más pesado del mundo, ya dedicaré una entrada), y tiene obras importantes como por ejemplo La Traviata, Madame Butterfly o Nabucco…. y por precios casi insignificantes.

Esta semana tocaba champions. Desde hace tiempo queremos encontrar un sitio donde poder quedar y ver los partidos, estuvimos buscando por internet y localizamos unos cuantos, decidimos ir a uno que además de ser irlandés comentaban que la comida era bastante buena…. las risas están servidas. Cual fue nuestra sorpresa que el Martes jugaba un equipo de Bucarest contra el Manchester United, el Galati. Intentamos por todos los medios que nos pusieran el Madrid, pero era mejor conformarse con lo que ponían. Eso sí, cada llegada del Galati la vivíamos como una entrada de Messi en el área, incluso disimulábamos diciendo huyyyyyyy¡¡¡ cuando el balón ni siquiera se dirigía entre los tres palos, había que camuflarse. Debido al fracaso de nuestros intentos, decidimos cenar y antes que terminara el partido pusimos rumbo a nuestras respectivas casas. De todas formas el Manchester ganó 0-2.

Hasta aquí puedo contar de la segunda semana en Bucarest. Mañana nos espera un fin de semana de viaje adentrándonos en la famosa región de Transilvania. No, no vamos a ir a ver el castillo de Drácula, ya habrá tiempo, vamos a la población de Sighisoara, un pueblo medieval patrimonio de la humanidad y con cierto encanto. Solo separan 300 kilómetros ésta localidad de la capital pero el trayecto durará 6 horas, y eso que el rango del tren es “Rapid”, gracias, creo que andando llegaría antes. Para paliar tanto tiempo de viaje nos llevaremos unas cartas, las risas saldrán solas.

Prometo hacer fotos y crear una entrada para ello. Salu2.


Anuncios

Comentarios en: "Una semana más" (4)

  1. Jajaja… esta gente se querrá acostar no??? (eso ma gustao). Que crack eres primu, tí sigue retransmitiéndonos tus andanzas rumanas que yo te leo… aunque no siempre comente. Un brazzo Drácula!!!

  2. Hola Juan!! Ya veo que todo te está yendo de lujo, me alegro mucho! Te sigo! Un beso!

    • Me quedo con el solo de violín, … hahah

      Muy bueno!

      A seguir bien y a arroparse que hace frío por esos lares.

      Rana

  3. Actualiza vaguete! Y enlaza con facebú que andar mirando todo el rato todos los blogs es un coñazo! jajaja

    Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: