Vivencias por Europa del Este

Archivo para noviembre, 2011

Sinaia-Bran-Brasov

Buenas de nuevo.

Aprovecho ahora que tengo un hueco para comentar una nueva entrada en el blog.

En esta ocasión doy a conocer la jornada en la que visitamos sitios de belleza singular en la zona de Transilvania.

Quedamos con un familiar de una compañera de trabajo. Vlaidimir, que así se llamaba, ofrecía durante un día hacernos un tour  por 3 sitios interesantes de éste país: Sinaia con su respectiva basílica (el que dió nombre a la población) o el castillo de Peles por ser residencia de Caucescu y el primero en Europa en tener calefacción central; visita al castillo de Bran, el famoso castillo inspirado en la novela de Drácula y por último Brasov , en la que estuvimos poco tiempo pero a la que seguramente volveremos.

Ruta transilvana en un día

El día se presentaba largo, así que comenzamos el viaje a las 8 de la mañana desde Bucarest. La primera parada sería en Sinaia, caracterizada por ser una población que posee estación invernal y donde familias de alto standing tienen inmensas casas para pasar sus estancias vacacionales.

Castillo de Peles en Sinaia

Castillo de Peles en Sinaia

En esta población podemos encontrar la basílica de Valaquia (edificio de estructura ortodoxa) y el Castillo de Peles (descrito anteriormente). En la basílica realizamos una pequeña visita y después nos dirijimos al castillo para realizar la visita guiada. Esta visita la pudimos hacer con el descuento de estudiante que nos permitió ahorrar un dinero. La guía la queríamos hacer en inglés pero continuamente nos retrasaban la hora y decidimos hacerla en rumano, no nos enteramos de mucho pero si que pudimos admirar sus salones y habitaciones, cada una decorada de un estilo distinto.

Tras la visita y las correspondientes fotos nos dirijimos a la población de Bran donde visitamos el Castillo de Bran, conocido también como el Castillo de Drácula. Este Castillo puedo decir que tiene más fama que otra cosa, en su interior se pueden ver algunos muebles y fotos de películas que se han rodado en él, pero a decir verdad, no es para tanto. Evidentemente renunciamos a comer allí ya que por eso del turismo es muy fácil que nos claven por comer nada. Así que por recomendación de nuestro conductor-guía pusimos rumbo a Brasov donde pudimos dar un ligero paseo para buscar el restaurante y echar un ojo al mercado que había instalado en la plaza de la iglesia.

Castillo de Bran

Castillo de Bran

Por desgracia llegamos tarde a ésta ciudad (5 de la tarde y teníamos que comer), pero tenía un cierto encanto, y por eso no dudo que volveremos a ver en éste año.

Hasta aquí ésta aventura en la cual pudimos disfrutar de un día en plena Transilvania y con 5 horas de trayecto en coche, que no se nos hicieron largos debido a los comentarios que nos iba haciendo nuestro conductor allí por donde pasábamos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Viaje a Sighisoara

Tras tener un poco abandonado el blog, he sacado tiempo  en mi ajetreado fin de semana para publicar esta entrada, dirigida al viaje que realizamos en Octubre a la ciudad medieval de Sighisoara.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Compañeros de mochila :

EvaGlo, Elena, Ramos, Gonzalo y Javier.

Destino: Sighisoara

Como ir:

Desde la estación de Gara du Nord compramos los billetes para salir desde Bucarest el viernes a las 18:00 para llegar a la ciudad aproximadamente a las 23:45. 6 horas de tren para 300 kilómetros, será un viaje lento y pesado pero con buena compañía se lleva mejor. El precio del billete rondó los 40 euros en segunda clase ida y vuelta.

Decidimos por lo tanto pasar el fin de semana en ésta población de 32.000 habitantes.

Ésta ciudad está situada en plenos Cárpatos transilvanos y donde podemos destacar las casas de la ciudadela, la torre con reloj o su impresionante cementerio.

Ha conservado de forma espectacular las características de una ciudad medieval fortificada y ha sido nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El viaje en tren se avecinaba pesado debido a las 6 horas de viaje pero al saberlo compramos una nevera, cerveza y comida, ingredientes que hicieron el desplazamiento mas llevadero.

Llegamos a la ciudad y nos dirijimos al hotel, con bastante encanto y en la misma plaza del centro del pueblo, habitaciones abuhardilladas. A la mañana siguiente tocaba visita diurna al casco antiguo. Subimos las escaleras que llevan al colegio, iglesia y cementerio, ésta escalera es curiosa porque se puede observar en ella ciertos tallajes que los niños han realizado en la estructura de madera que protege dichas escaleras.

El domingo volvimos a Bucarest y otra vez pasamos 6 tediosas horas de viaje en un tren lentísimo. La experiencia en el viaje de vuelta no fué muy satisfactoria, el tren ya llevaba un viaje desde otra ciudad y los servicios olían bastante mal y el hedor  inundaba todo el vagón. Cuando pasamos por Brasov se subieron un grupo de 8 “niñatos” que se dedicaron a hacer botellón en el vagón y formar escándalo. Os podéis imaginar como llegó a ser el viaje de vuelta. De haberlo sabido habríamos pillado billetes de primera clase que tienen compartimentos mas espaciosos y que pueden hacer el viaje mas agradable, la próxima vez no nos pasará.

Enlace para ver mas fotos: http://xurl.es/fnfrm

Nube de etiquetas